Dekyi - profesora de Lu Jong, Kum Nye y Tsa Lung

Kum Nye, el masaje curativo tibetano, restaura nuestra energía y nos da fuerzas. Hace que la energía fluya bien y equilibra todo nuestro sistema energético. El resultado es que podremos manejar más fácilmente nuestra vida diaria y descansar también con mayor facilidad.

Kum Nye, el masaje curativo tibetano disfruta de una larga tradición dentro de la cultura tibetana. Esta técnica proviene originariamente de los monasterios tibetanos. En la tradición meditativa Vajrajana, la energía física es un aspecto muy importante a tener en cuenta en todas las prácticas. El masaje Kum Nye equilibra nuestra energía corporal.

Por ello una de las características a destacar de este masaje es su capacidad de asegurar nuestra energía. Pues no solo la equilibra, sino que también nos ayuda a recuperarla. Cuando se hace mucho ejercicio, se pierde mucha energía a través de los poros de la piel. Eso significa, que al realizar ejercicios potentes, esto puede temporalmente aportar mucha energía, pero finalmente provoca que la perdamos. Kum Nye nos ayuda a retener la energía en el cuerpo. También ayuda a que en los canales internos la energía, el oxígeno y el aliento fluyan de forma clara y sin obstáculos tanto en el cuerpo como en la mente. Kum Nye también es un camino para abrir los chacras, nuestros puntos bloqueados.

Este masaje es especialmente beneficioso para todos aquellos que practican la meditación, para aquellos que tienen un tipo de trabajo duro e intenso y para todos los que entrenan físicamente.

En nuestra vida diaria tendemos a limitarnos a nosotros mismos y nos enfocamos demasiado en una dirección. Esto conlleva que nuestra tensión corporal se fije y se concentre en un punto determinado. La tensión muscular es muy elevada y en muchas ocasiones se combina con falta de descanso o desordenes del sueño, lo que al final termina con un cuerpo y una mente inquietos y agitados. El resultado es un desequilibrio de nuestra energía a nivel físico y mental.

El masaje Kum Nye ayuda a relajar todos los músculos, libera todas las tensiones y contracturas. Si la energía fluye en tu cuerpo, la sangre circula mejor y el resultado es mayor energía y menos tendencia a cansarse rápidamente. Si tu cuerpo es feliz posiblemente experimentes felicidad a cada momento.

El flujo de energía en tu cuerpo tiene un impacto inmenso sobre el nivel mental y corporal. Cualquier bloqueo de energía puede provocar fácilmente una enfermedad física o mental.

En general, Kum Nye, el masaje curativo tibetano, genera grandes beneficios y equilibra nuestra energía.